VOLVER

Responsabilidad medioambiental

CONTROLAR EL IMPACTO MEDIOAMBIENTAL DE LAS ACTIVIDADES

LFB adopta medidas concretas para controlar el impacto medioambiental de sus actividades aplicando diferentes políticas al respecto, destinadas tanto a sus empleados y colaboradores, como a sus proveedores, clientes, etc.

En 2009 se implantó una política de reducción de los envases utilizados para el transporte de medicamentos de LFB que evita generar varias toneladas de envases cada año mediante el uso de camiones refrigerados dedicados al transporte.

Los empleados de LFB están concienciados con la Responsabilidad social de la empresa (RSE) y, más concretamente, con la protección del medio ambiente. Esto se logra gracias a las presentaciones realizadas durante las sesiones de acogida y la etapa de integración de los recién llegados, relativas a las medidas adoptadas por LFB para reducir el impacto medioambiental.

LFB también ha implementado un plan de desplazamiento a la empresa (PDE) para los trayectos de sus empleados de su domicilio al trabajo, especialmente a través de una nueva aplicación de coche compartido en línea, que se añade a la iniciativa de coche compartido ya existente. Acaban de instalarse dos terminales de carga para vehículos eléctricos que pueden utilizar los empleados de la planta de LFB en Les Ulis. Para contrarrestar el segundo factor que contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero en LFB, los desplazamientos profesionales nacionales e internacionales se han limitado y todas las salas de reunión de las plantas de LFB se han dotado de equipos de videoconferencia.

En esta perspectiva de reducción del impacto medioambiental, desde 2013 se controla el consumo de papel en LFB y el parque de impresoras/fotocopiadoras se ha reducido y ha sido sustituido por equipos de fax “todo en uno”. El papel utilizado en LFB se produce a partir de madera procedente de bosques gestionados de forma responsable, con el sello FSC (Forest Stewardship Council, Consejo de Administración Forestal). Se ha llevado a cabo un análisis del ciclo de vida (ACV) del que se ha desprendido que el reciclaje y la destrucción del papel utilizado por LFB llevan la etiqueta ecológica europea.

 

Se ha desarrollado un portal web de salud destinado a los clientes de LFB, y se ha puesto a disposición de establecimientos de salud públicos y privados para facilitar el tratamiento de los pedidos y su seguimiento, permitiendo así la desmaterialización de las órdenes de compra.

 

RESULTADOS EN EL IMPACTO MEDIOAMBIENTAL DE LA ACTIVIDAD INDUSTRIAL

En el campo de la actividad industrial, con cinco plantas de bioproducción en el mundo, de las cuales cuatro están ubicadas en Francia, LFB ha adoptado medidas para la reducción del consumo de energía y agua y la generación de residuos. El agua es un recurso importante utilizado en el proceso de fabricación de medicamentos de LFB. Los efluentes básicos generados son tratados por una nueva tecnología de CO2 puesta en práctica desde 2016 en las plantas de bioproducción francesas. Esta tecnología tiene un menor impacto sobre el medio ambiente y es más económica. Los residuos (peligrosos y no peligrosos) son clasificados y tratados por proveedores de servicios especializados, y su tonelaje permanece estable desde 2016.

Las emisiones directas de CO2 de las plantas de LFB se han reducido un 13% entre 2011 y 2017. Se trata de una reducción necesaria para ser capaces de alcanzar un 40 % menos de emisiones de CO2 en 2030, umbral reglamentario establecido por la ley relativa a la transición energética del 17 de agosto de 2015.

En la actualidad, LFB tiene un contrato con su proveedor de electricidad que garantiza que el 25 % de la energía eléctrica consumida en las plantas de LFB en Francia es de origen renovable.